fbpx

¿POR QUE MI HIJO NO JUEGA LOS PARTIDOS?

¿Por qué mi hijo o mi hija no juegan? Siendo padre o madre y teniendo a tus retoños apuntados a un deporte colectivo, seguro que te has hecho esta pregunta más de una vez.

Por el contrario, si eres entrenador o entrenadora, esta pregunta no te la has hecho tú, sino que es habitual escucharla partido tras partido o después de los entrenamientos…

Incluso hay gente que ha llegado a soñar por las noches con la “dichosa preguntita” ¿por qué mi hijo no juega? ¿por qué mi hija ha jugado menos que….?

Si te cansa tener que argumentar día a día tus decisiones técnicas, copia el enlace de este post en tu móvil y, cada vez que te la pregunten, ¡reenvialo!

por qué mi hijo no juega

1- ¡SI TU HIJO/A NO JUEGA SIEMPRE, ¡ES PORQUE JUEGA EN UN DEPORTE DE EQUIPO!

Parece algo lógico, pero para la mayoría es difícil de entender. Uno de los principales valores del deporte colectivo es el trabajo en equipo. Esto supone aceptar que no solo existes tú. Necesitas cooperar con el resto de las personas del equipo para llegar a un objetivo común. A veces con resultado más favorable, y otras veces, con un aprendizaje (saquémosle siempre el lado positivo).

2- ASISTENCIA A LOS ENTRENAMIENTOS ¿ES TAN IMPORTANTE?

“Mi hija no ha acudido a los entrenamientos en toda la semana, tenía que estudiar. Pero ¡bah! no creo que sean tan importante, el partido es lo que cuenta.”

Craso error. Los entrenamientos son el lugar donde los niños y niñas se ganan el derecho a jugar. No es porque tengan que demostrar su calidad, sino que, este hecho demuestra su comportamiento, sus ganas de aprender, el esfuerzo, puntualidad, etc.

Digamos que el entrenamiento es un reflejo del compromiso de los y las deportistas hacia el equipo, sus compañeros y al deporte en sí.

Es recomendable apuntar las asistencias de los niños y niñas a los entrenamientos por dos motivos principalmente: Para poder justificar las decisiones ante padres, madres, y para poder notificarles en caso de que su hijo/a se ausente a más de un entrenamiento.

Hay edades conflictivas donde nuestros niños y niñas tienen “otras prioridades”. Con la app de Esportter, el cuerpo técnico del club podrá marcar rápidamente quién ha acudido al entrenamiento, y guardar un historial “por si acaso”.

3- EL COMPORTAMIENTO COMO PRECEDENTE

“Mi hijo es el “Messi” del equipo; ¿cómo no va a jugar en el partido?”

Jugar debe ser la recompensa que hay que ganarse con el comportamiento y el esfuerzo. Si se quiere que el deporte no sea únicamente visto como competición, sino como una herramienta educativa, hay que vincular dichos valores a la participación o no, en el partido del fin de semana.

4- ENSEÑAR VALORES EN PRIMER PLANO

El objetivo principal debe ser la transmisión de valores relacionados con el mundo del deporte, como pueden ser el compañerismo, el esfuerzo, la superación, el respeto o la solidaridad.

Ten cuidado con fomentar la insana competitividad desde muy jóvenes. En muchas ocasiones son los propios padres y madres quienes incentivan dicho comportamiento; algo nada positivo y que puede llegar a incitar a la violencia infantil.

ANTES DE LA CRÍTICA, HACER AUTOCRÍTICA

En definitiva, ¡recordad padres y madres! Antes de hacer la “dichosa preguntita” al entrenador o entrenadora, valorad si vuestros hijos asisten a los entrenamientos, y tienen un comportamiento acorde. Y no olvidéis que, si asisten a un deporte colectivo, no siempre podrán jugar todos/as a la vez.

Estos son los 4 argumentos más sólidos para defender que un niño o niña no juegue más que el resto. Si se te ocurre alguna otra razón, escríbenos un comentario.

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete por Email y recibe nuestros mejores artículos cada mes

Suscríbete a la Newsletter

Todo lo que tienes que saber sobre cómo funciona un club deportivo. 

Recibe cada mes contenido 100% específico para ti. Artículos, consejos, herramientas, descuentos, ¡y mucho más!